sábado, 15 de octubre de 2011

Orientaciones para intervenir ante la encopresis

ORIENTACIONES PARA INTERVENIR ANTE LA ENCOPRESIS



Consideraciones:

Si un niño/a, con más de tres-cuatro años, no hace caca con un horario regular o en el sitio
adecuado, se le considera encoprético. La encopresis puede consistir en la deposición
completa o, simplemente, manchar la ropa interior.

Causas

La encopresis se asocia frecuentemente con el estreñimiento y con la retención fecal. A menudo, la materia fecal dura permanece en el colon y el niño sólo evacua heces suaves o semilíquidas que rodean las heces retenidas. El escape de las heces puede ocurrir durante el día o la noche y rara vez hay causas físicas diferentes al estreñimiento (algunas veces presente desde la lactancia).
Otras causas pueden estar relacionadas con:
  • Falta de educación de los esfínteres
  • Educación de los esfínteres a edad muy temprana
  • Alteración emocional como el trastorno de oposición desafiante
  • Trastorno de conducta
Cualquiera que sea la causa, el niño puede llegar a desarrollar un sentimiento de vergüenza, culpabilidad o pérdida de autoestima conexos y puede tratar de ocultar el descubrimiento del problema.
Los siguientes factores pueden incrementar el riesgo de encopresis:
  • Pertenecer al género masculino
  • Estreñimiento crónico
  • Nivel socioeconómico bajo

Síntomas

  • Incapacidad para retener las heces (incontinencia intestinal)
  • Defecación en lugares inapropiados (por lo general, en la ropa del niño)
  • Comportamiento reservado asociado con las defecaciones
  • Estreñimiento y heces duras
  • Evacuación ocasional de heces muy grandes que casi obstruyen el inodoro

Pruebas y exámenes

El tacto rectal puede mostrar retención fecal. Una radiografía abdominal puede confirmar la presencia de heces retenidas en el colon.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es prevenir el estreñimiento y estimular los buenos hábitos de defecación. Para eliminar la retención fecal, se utilizan laxantes y algunas veces enemas. Usualmente, se prescribe un ablandador de heces.
Una dieta rica en fibra, incluyendo frutas, verduras, productos de granos integrales y cantidades adecuadas de líquidos, favorece el paso de las heces más blandas y minimiza la molestia causada por las deposiciones. Otra forma de tratar este problema es suministrarle al niño vaselina líquida saborizada en una cantidad suficiente para que el aceite salga del recto. Éste es un excelente tratamiento a corto plazo, pero se debe evitar su uso prolongado debido a la interferencia con la absorción del calcio y la vitamina D.
 Se debe brindar apoyo y abstenerse de criticar y desanimar a los niños. Los gastroenterólogos pediátricos a menudo educan a los padres y al niño y utilizan la biorretroalimentación en el niño para tratar los casos más difíciles. De igual manera, la psicoterapia puede ayudar al niño a hacer frente a los sentimientos conexos de vergüenza, culpabilidad o pérdida de autoestima. Cuando existe una encopresis sin presencia de estreñimiento, la evaluación psiquiátrica puede ayudar a determinar la causa subyacente.

INTERVENCIÓN EDUCATIVA

•  No castigarle, ni reñirle por hacerse caca encima.
• No compararlo con hermanos o amigos, y mucho menos si son más pequeños
• Controlar que nadie lo ridiculice ni se burle de él.
• No exteriorizar preocupación por el problema del niño: decirle abierta y sinceramente que
ese es un problema suyo, pero que los demás están dispuestos a ayudarle si él quiere.
• Explicarle de forma clara y sencilla el mecanismo de la defecación y la forma de contener
la caca.
• Alabarlo cuando retenga durante un periodo considerable e irlo aumentando
progresivamente.
• El niño debe conocer los resultados continuos de su tratamiento, de sus avances y
consecuciones. Llevar diariamente la HOJA DE CONTROL.
• Si el niño es estreñido se le puede ayudar mediante una dieta rica en fibras y remedios
naturales (semillas, salvado, etc), y con ejercicios físicos que favorezcan los
movimientos intestinales.
• Es conveniente llevar a cabo un sistema de reforzamiento de la conducta adecuada
mediante la anotación en la hoja control de los puntos conseguidos y cual es la
recompensa que se obtiene.
Procedimiento para enseñar a controlar la defecación:

• Inicialmente seguir utilizando pañales. Quitarlos desde el momento que haya el mínimo
control.
• Anotar el “horario “para ir al water: el horario ideal será 10 ó 15 minutos antes de las horas
más frecuentes de eliminación.
• Llevarlo al water cumpliendo el horario, o cada vez que el niño lo pida o lo manifieste; aprender
a reconocer los signos de tener ganas de hacer caca: quedarse quieto, ponerse colorado, en
cuclillas, etc.
• Para favorecer la creación del hábito, se debe usar, en la medida de lo posible, el mismo
lugar, la misma hora, las mismas palabras, etc.
EOE
• Es aconsejable usar el water normal desde el principio. Si el niño es pequeño, utilizar una
“adaptación “para la taza del water y un taburete para los pies.
• No distraer su atención con juguetes, ni hablándole. En los casos en que el niño tenga
asociada una fuerte ansiedad al water, si será conveniente “hacerle agradable “ese lugar
mediante tebeos, cuentos, juguetes, etc.
• En el water permanecerá sentado durante cinco minutos.
• Si hace caca, alabarlo y RECOMPENSARLO inmediatamente.
• Asociar siempre la palabra “CACA” al hecho de defecar.
• Si no hace caca, sacarlo del cuarto de baño durante diez minutos.
• Volverlo a sentar en el water durante otros 5 minutos.
• Si tampoco hace caca, sacarlo definitivamente sin reñirle y sin comentarios.
• No volverlo a llevar hasta la segunda hora programada o hasta que haga "señales".
• A medida que se vayan produciendo éxitos, ir disminuyendo la presencia del adulto en el
cuarto de baño: empezar por salirse cuando sea capaz de estar sentado durante 5 minutos sin
ayuda ni advertencias. Volver para alabarlo y RECOMPENSARLO por hacer caca en el sitio
adecuado.

Posibles complicaciones

El niño puede desarrollar una baja autoestima y sentir la desaprobación de sus compañeros debido a este problema. Si no se desarrollan hábitos rutinarios de defecación, el niño puede sufrir de estreñimiento crónico.

Prevención

La prevención es difícil debido a que las causas a menudo no son claras. Como regla general, evite la educación de los esfínteres demasiado temprana o muy coercitiva.

Referencias

Feigelman S. Growth, Development, and Behavior. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 6.
Feldman MD. Encopresis. In: Ferri FF, ed. Ferri’s Clinical Advisor 2009. 1st ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2009:section 1.

1 comentario:

  1. yo la tengo y de vez en cuando me hago caca

    ResponderEliminar